Gerontología - Universidad MaimónidesGerontología - Universidad Maimónides
Febrero 20, 2005
Jubilados de privilegio tendrán caja aparte y no aportarán al PAMI

EX MINISTROS Y EX SECRETARIOS DE ESTADO

Como tienen haberes más altos que el promedio, el organismo se ve perjudicado. Se viola el principio de solidaridad del sistema, que acepta derivar aportes, pero con un valor fijo de $ 51,50 mensuales.

Ismael Bermúdez 
Clarín
20.02.2005


Los aportes sobre los haberes de los ex ministros, ex secretarios y ex subsecretarios de Estado jubilados no irán al PAMI, como sucede con los descuentos de los demás jubilados, sino a la obra social de Ministros, Secretarios y Subsecretarios, creada en 2003.

Así lo dispuso la Resolución Nº 168 de la Superintendencia de Servicios de Salud, en base a un dictamen de la Procuración General del Tesoro, que fue publicada el viernes último en el Boletín Oficial.

La medida, solicitada por la Obra Social de Ministros, Secretarios y Subsecretarios, abrió una controversia, porque hasta ahora esos aportes iban al PAMI. En la obra social de los jubilados le dijeron a Clarín que se enteraron de la medida por el Boletín Oficial. "Vamos a perder aportes de haberes más altos rompiendo el criterio solidario del sistema", dijeron fuentes del PAMI, quienes adelantaron que pedirán informes a la Procuración General del Tesoro.

Actualmente, los aportes de Salud de todos los jubilados y pensionados nacionales —más de 3 millones— van al PAMI. Y si un jubilado, en lugar de recibir la atención médica del PAMI quiere ser atendido por una obra social sindical o de dirección que acepta jubilados, en caso de ser admitido, el PAMI le transfiere a esa obra social una cápita de 51,50 pesos por mes. Esa cápita equivale al costo de la prestación médica de la gente de mayor edad.
Ahora, en el caso de los ex ministros, ex secretarios y ex subsecretarios ya jubilados o pensionados y que cobran haberes más altos y por lo tanto generan aportes de salud más elevados, el criterio sería distinto. En adelante esos aportes dejarán de ir al PAMI y se depositarán directamente en la obra social de esos funcionarios.

Así, se producirían al menos dos excepciones al criterio general: 1) en lugar de recibir los 51,50 pesos mensuales como las demás obras sociales que atienden a jubilados, la obra social de funcionarios tendrá todo el aporte de sus jubilados y pensionados, que se estima muy superior a la cápita del PAMI; 2) los jubilados ex funcionarios seguirán perteneciendo obligatoriamente a la obra social "de origen", criterio que no se aplica en las demás actividades.

Especialistas en salud le dijeron a Clarín que el PAMI es un sistema solidario, donde todos los jubilados reciben la misma atención médica, al margen de lo que ganan. Y si alguna obra social quiere atender a gente jubilada de la actividad, el PAMI le transfiere una cápita fija, equivalente al promedio del sistema.

Este mecanismo fue pensado para evitar, justamente, que los de mayores aportes emigren "llevándose" esos aportes y desfinanciando a la obra social de los jubilados.

El planteo de estos especialistas es el siguiente: o se aplica este criterio solidario para todos o se les da a todas las obras sociales el "privilegio" que se concederá ahora a la obra social de altos funcionarios.
Los que defienden el criterio de la Procuración del Tesoro sostienen que los ex funcionarios se jubilaron por leyes especiales. Y concluyen entonces que correspondería que también dispongan de criterios especiales con relación a la atención médica de la Seguridad Social. Sostienen, en ese sentido, que este mismo criterio ya se aplica para los ex legisladores.

Enviado por Licenciatura en Gerontología el: Febrero 20, 2005 11:10 AM