Ciencias del Envejecimiento - Gerontología - Universidad Maimónides

 

No eres viejo hasta que piensas que el futuro está detrás de ti (Malcolm Forbes)

« Destacan los aspectos positivos de la vejez | Página Principal | Conociendo Nuestra Salud »

"En 30 años no viviremos más que ahora, pero sí podremos apurar nuestra longevidad"

Bióloga y premio Nobel de Medicina 2009, explica cómo una buena dieta y un control del estrés abren la posibilidad a "maximizar nuestra longevidad"

La vanguardia
06/09/2010

Lleva media vida estudiando lo mismo y necesita media más para seguir resolviendo un acertijo que le fascina. Elizabeth Blackburn es la descubridora de los telómeros (las células que protegen la vida de los cromosomas, algo así como los plásticos que protegen la punta de los cordones para que no se deshilachen). En esta entrevista exclusiva a La Vanguardia, la doctora australiana afincada en California explica cómo una buena dieta, ejercicio y un control del estrés protegen los telómeros y abren la posibilidad a "maximizar nuestra longevidad".


Su trabajo reciente gira en torno a la manera en que el estrés psicológico crónico afecta al tamaño de los telómeros.
Sí, hemos demostrado esa relación, que es sólida y que tiene su lógica. Hemos visto cómo afecta en las personas ese estrés psicológico y cómo las personas responden a él con los mecanismos cerebrales. Al final no es algo sorprendente si se piensa que, cuando existe ansiedad, el corazón late más fuerte, el estómago trabaja más de la cuenta, al igual que el cerebro. Todo eso supone cambios. Una vez que hemos descubierto la relación tenemos que pensar cómo actuamos, pero no hay una respuesta única.

¿Qué caminos explora?
Estamos desarrollando varios estudios a la vez con diferentes muestras. Tenemos muy buenas pistas; de hecho, tenemos muy buenos datos que nos dicen que si la gente sigue unos cuantos pasos y hace ciertas cosas, su vida mejora y puede alargarse porque la longitud de sus telómeros se mantiene: hablamos de ejercicio moderado, de una buena dieta...

Lleva casi media vida. ¿Sus estudios son como los hijos, que cuanto más se les conoce más difícil es entenderlos?
De hecho, llevo más de media vida. Mis primeros escritos datan de 1978. En los primeros 80 descubrimos la telomerasa, la enzima que regenera el telómero, con Carol Greider. Y sí, es exacto. una pregunta resuelta abre otras diez preguntas. Y, como los hijos, no puedes decir que tienes un favorito. En el laboratorio estamos explorando varias opciones siempre con la misma pregunta: ¿cómo funcionan los telómeros?

¿Qué cambios ha experimentado desde sus inicios?
La tecnología lo cambia todo para bien. Con un nuevo método puedes resolver preguntas de maneras muy distintas. Es fantástico porque nos abre nuevas perspectivas en la investigación de los movimientos moleculares, el funcionamiento de las proteínas.

Cuando habla de los telómeros, de cómo protegen el cromosoma y preservan la longevidad de las personas, ¿tiene la sensación de que todavía está explorando la punta de un iceberg?
Creo que el iceberg es muy grande, pero también creo que hemos explorado bien la parte visible. Nos queda mucho por entender. Sabemos que los telómeros son muy dinámicos, son como rocas que se están moviendo muy rápido, de manera fascinante.

Ha citado la ausencia de estrés, la alimentación y el ejercicio como factores que conservan los telómeros y mantienen la longevidad. ¿Qué otros factores pueden ser negativos?
Aún no sabemos mucho acerca de los efectos de las infecciones crónicas, que tendrían un efecto lógico en que los telómeros se acortasen. Del mismo modo hay indicios de que sucede lo mismo con las personas que comen mucho y que están obesas.

En la última película deWoody Allen, Anthony Hopkins presume de tener buenos genes y hace ejercicio. ¿Esa clase de personas vive muchos más años?
La gente con muy buenos genes, con familiares que han vivido muchos años, que han llegado a los cien años y que son activos, comen bien, etcétera, tienen muchas posibilidades de vivir más. Cuando hablas con gente centenaria siempre te explica que han llegado hasta donde han llegado por dos motivos: el primero es porque lo llevan en los genes; el segundo siempre es diferente, o por la dieta, o por el ejercicio, o porque no han fumado. Nuestra misión es descubrir cómo la relación de esos factores puede beneficiar al resto de las personas.

¿Hay alguna posibilidad de que en 30 años los humanos vivan mucho más que ahora?
No. Cuando hablamos de longevidad, tenemos que recordar que genéticamente estamos programados para vivir cierto tiempo. Los centenarios no pasan de 110 años, 120 como mucho. No veo que en unas pocas décadas nuestros genes vayan a experimentar grandes cambios, por tanto, pero sí sabemos cómo maximizar esa potencialidad: se trata de aprovechar todos esos instrumentos –la dieta, el ejercicio– y después ver cómo la medicina avanza para que ciertas lesiones –rotura de caderas, por ejemplo– se curen mejor y alarguen la esperanza de vida con calidad.

¿El hecho de ser premio Nobel la empuja a trabajar con más fuerza o le pone presión?
Tal vez me vea más observada en lo que hago, pero al final hago lo que soñaba. Me lo paso bien. A lo mejor, tengo más oportunidades para seguir avanzando.

¿Cuál es su lema?
Más que un lema es un interrogante. Me pregunto: "¿Puedo marcar la diferencia en algo?". Intento cambiar las cosas con optimismo. Tenemos un mundo lleno de problemas, pero también de gente inteligente. No sé, es un lema muy largo, ¿no?

Cuando la longitud importa (y mucho)

"¿Cuánto tiempo nos queda?", pregunta desesperado Roy, el jefe de los Nexus 6, los replicantes de la película Blade runner. Es la misma pregunta que se hace Elizabeth Blackburn cuando estudia los telómeros, analiza sus dinámicas y observa su longitud. Si son largos y están sanos, buena noticia. Si son cortos es porque están deteriorados. "Hay más posibilidades de que el sistema inmunológico falle si los telómeros son cortos", explicaba ayer Liz Blackburn, una de las estrellas del congreso que impulsa la Organización Europea de Biología Molecular (EMBO), que se celebra hasta mañana.

Si, en cambio, los telómeros que protegen al cromosoma siguen creciendo, entonces es que son agentes cancerígenos que van asociándose con otros de muchas maneras y patrones, con lo que es difícil combatirlos eficazmente. "Estamos investigando –explica la doctora– la eficacia de bombas inteligentes cargadas con anticuerpos en casos de cáncer de mama para ver cómo funcionan".

Esa lucha sin cuartel contra las células cancerosas es la nueva frontera para Blackburn y su equipo, que no se cansan de recomendar siempre la misma receta: ejercicio para reducir los riesgos cardiovasculares, tranquilidad y buenos alimentos.


http://www.lavanguardia.es/ciudadanos/noticias/20100906/53995116071/en-30-anos-no-viviremos-mas-que-ahora-pero-si-podremos-apurar-nuestra-longevidad.html

Powered by
Movable Type 3.33